El autor

Francisco Belmonte

Qué puedo decir de mí mismo… Poco, seguramente. Tengo 42 años, y llevo 24 como enterrador, en un cementerio privado de  Madrid. Y 15000 son los muertos que he enterrado, acaso algún centenar por encima, que se incrementan conforme pasan los días.
También escribo. Sobre lo que sé, lo que vivo, lo que siento, lo que sueño. Y sobre lo que he vivido, he sentido, he soñado. Y sobre lo que he sabido y habré olvidado.
Escribo porque es mi aire, mi luz, mi agua y mi sustento. Y porque pocas cosas me proporcionan mayor placer. Ni mayor sufrimiento. No lo cambio por nada salvo, tal vez, por un abrazo de mi hija, una sonrisa suya, deleitarme contemplando cómo crece, cómo me llena. O por estar con mi mujer, tomar un café -a pesar de los miles que ya hemos tomado- con ella, o conversar en la penumbra y sentir su aliento junto a mi alma.
Les brindo mis escritos, por si les acomoda echarles un vistazo. Porque sin duda, para ustedes escribo, tanto como para mí mismo. Pero que vivan está en sus manos.
Sinceramente, espero que volvamos a encontrarnos por el camino…

Francisco Belmonte

Anuncios