Mis Putas y Yo (Memorias Tristes). Fragmento 2.


2.

El martes día 19 de diciembre, vigésimo segundo cumpleaños de mi amigo Peter, lo pasé en el Hospital Anatómico-forense y después en el tanatorio Román Alegre, aguardando desde las veintidós cero-cero horas aproximadamente hasta las veintitrés treinta más o menos en que empezó la fiesta.
Comenzó cuando nos corrieron las cortinas que impedían ver el fiambre afeitadito y maqueado de mi colega, que yacía inmóvil cuan largo era en una salita que, con un camastro nido de chinches, una mesilla, un lavabo clavado en la pared y paredes negras de humo y repletas de secretos, hubiese pasado por la habitación de un motelucho de cuarta categoría.
Empezó, digo, aproximadamente a las veintitrés treinta del día 19 de diciembre, y acabó a las quince quince del 20, cuando todos teníamos el convencimiento de que las malvas ya habían nacido.
Tuve ganas de cantarle el cumpleaños feliz al muy hijo de puta, sin embargo no lo hice y sí me fui al bar del tanatorio. La noche anterior no había sido muy buena que digamos y estaba hecho una mierda. Y ver tanta gente hecha una mierda estando hecho una mierda me sentó fatal.
Me eché al coleto dos whiskies-7up -tan poco acostumbrado a beber como estaba- e invité a un tal Pope a un par con Coca-cola. Se encontraba en el bar tan apalancado como yo. Y tan dolorido. El whisky me hizo comenzar a intimar con él. Y el dolor.
Le pregunté si Pope era el diminutivo de Popeye o algo así.
Me dijo que no, que en una vida anterior había sido sacerdote de la iglesia cismática griega.
Me quedé mirándole, ignorante de que en pocos meses estaría tanto o más como una puta cabra que él.
Me dijo que si pensaba que estaba como una puta cabra estaba equivocado.
Le dije que efectivamente lo había pensado.
A lo que me contestó que insistía en que estaba equivocado, que no estaba como una puta cabra, sino afortunadamente como una puta cabra, felizmente loco.
Luego me largó un rollo acerca de la divina locura y la terrenal cordura, compendio de virtudes sociales que alejan de la esencia y sumergen en el automatismo propio del individuo social establecido, que si la abuela fuma y se le apaga la pipa, y bla, bla, bla. Le habría prestado más atención ahora, pues en aquel momento aún era uno de ellos, de la masa, una pieza insignificante y prescindible del engranaje mundial establecido, y tenía siete velos traslúcidos sobre mis ojos que me impedían ver la realidad, así que la atención regresó a mí con la sorpresa cuando, dando un respingo, escuché de su puño y letra, con su típica voz nasal:
-Vente al tigre conmigo.
Y ante mi cara de asombro y mi respingo dijo:
-Al retrete. No voy a apestarte cagando ni voy a proponerte una enculadita rápida. Vamos, follow me.
Por supuesto que le seguí. No sé por qué ni me importa, pero lo hice.
Y allí me puso un buen rayajo de coca. Fue mi primera vez.
-Toma, métete esto por la tocha -me dijo el cabronazo-. Así, haz lo mismo que yo.
La noche transcurrió entre pelotazos, visitas al tigre -como lo llamaba mi nuevo amigo- y arrumacos ora plañideros ora eufóricos a mi querida novia Verónica, que acompañaba a los familiares cotorreando con las muchachitas que fueron allí a cumplir, y que se divertían mucho con mis gracietas y mis lloros.
Sólo fui en una ocasión a ver a mi querido amigo muerto; fue tras la cuarta raya y el enésimo pelotazo, cuando tenía tal nudo en la garganta que no podía ni tragar, y si lo hacía -porque evidentemente lo hacía ya que los vasos de tubo del bar no tenían ningún agujero en el culo y los vaciaba que era una alegría- no experimentaba ninguna sensación.
Pope me dijo que eso era porque la coca era cojonuda y que me recrease con el goteo que producía.
Ajeno yo a todas sus explicaciones me armé de valor para asistir a la contemplación del rostro de Peter, pues era lo único que le habían dejado al descubierto. Así que envalentonado me iba arrimando, convencido, pues quería también decirle algunas cosas a su jodido oído inerte.
Según me acercaba tenía que contener las arcadas. Arcadas que, siempre según el excelso criterio del doctor en drogas por la Universidad de la Vida, el señor sacerdote de la iglesia cismática griega, que era el que me había invitado, querían decir que la coca era cojonuda.
Cuando llegué a su vera, la madre me miró y sonrió como nunca he visto sonreír a nadie, seca de llorar. Se apartó del lado del cadáver de su hijo para cedernos a él y a mí unos instantes de intimidad. Yo también sonreí como pude, más pareció un mohín.
Al agacharme para llegar bien a su oreja y que nadie nos escuchase hablar contraje el abdomen, presionando éste levemente el estómago. Entonces la arcada me sobrevino acompañada de whisky, bilis, algo espumoso y las judías pintas con chorizo que mi madre me había dado para comer el mediodía anterior, fecha que se me antojaba remota, lejana.
El desahogo lo escondí detrás de la oreja de mi amigo muerto, entre las sábanas mortuorias. Afortunadamente nadie me vio. Y salí corriendo de allí como alma que persigue el diablo, lamentando haberle dicho únicamente que sentía haberle echado la pota encima.
Los que me vieron salir de la sala camino del bar achacaron mis prisas y mi rostro corrido y desencajado a la gran pesadumbre que sentía por la pérdida de una grande amistad que era la que nos había unido.
Cuando el fuerte pestazo se apoderó del lugar, todos pensaron que mi amigo ya había reventado y que comenzaba a pudrirse, pero no dijeron nada.
Los siempre discretos y serviciales operarios funerarios tuvieron que enchufar el extractor de olores al máximo.
¿Han olido alguna vez una vomitona como la que yo eché, tan diversa y heterogénea?
La siguiente raya me despejó un poco.
El café y los churros me dejaron de puta madre.
Lo que me jodió realmente, es que nadie hizo ni puto caso a su última voluntad en lo que respecta al tratamiento de su cadáver.
A pesar de haber estado en el Anatómico, finalmente y como él quería no le hicieron autopsia. Sólo le lavaron, afeitaron, peinaron y expusieron.
Y él había dejado dicho, que no quería que colocasen su cuerpo muerto tras una cristalera, como una atracción de feria. Y no se supo quién se pasó por el forro aquello.
Un nuevo día saludaba a los que todavía seguíamos vivos.

3.

No obstante llevar ya bastante tiempo con Verónica, y ella conmigo, nuestras relaciones sexuales seguían in crescendo.
Practicábamos las artes amatorias con asiduidad, y en general con satisfacción. Pero eso no quita que emocionalmente nuestras propias voluntades inexistentes supiesen de antemano que lo que ocurría era porque tenía que ocurrir, actuando con licencia por ambas partes, anhelando el riesgo, el peligro, que supuestamente habría de conllevar un acto que significa ni más ni menos que renunciar a la Inmortalidad.
Hablar aquí y ahora de cualquiera de nuestros momentos íntimos sería excitante, pero no transmitiría ninguna enseñanza subliminal implícita salvo alguna inocente aberración o tal vez una leve transgresión, que por otro lado serían de lo más corriente en cualesquiera relación afectivo-sexual sana. Y digo sana como sinónimo de corriente, supuesta, normal, peatonal, políticamente correcta.
Pero debo centrarme en el mes de enero, para llevar las cuentas ordenadas. Aunque la memoria siempre me ha solido fallar, y si no, la he usado de manera inconsciente por no haber sido capaz de aplicarla correcta y objetivamente, me aplicaré todo lo posible en la narración de los hechos ocurridos alternando los importantes con los insípidos, los que son clave con los más livianos, los objetivos con los prescindibles. Pero claro, antes no sabía. Y ahora, pese a saber mucho menos, comprendo.
La última semana de vida de la relación con mi querida novia oficial Verónica se enmarca en el mes de febrero, a finales, gracias a la aparición estelar de otra mujer que me abrió los ojos y me cerró el corazón. Pero cada cosa a su debido tiempo.
Fue una semana muy completa, al cabo de la cual me preguntaba ella que quién era yo, que en qué me había convertido. Ni yo lo sabía.
Volvimos a vernos y a intentarlo. Fue en vano. Sus esfuerzos conmigo fueron estériles.
Me preguntó en un susurro a la vera del oído, con un cigarrillo negro en la mano, el sudor cubriéndole el cuerpo de seda y alabastro y las lágrimas pugnando por inundar sus inmensos ojos verdes de felino.
-Quisiera contestarte: ‘Yo soy el que soy’, pero no es cierto. No soy nada, no soy nadie. NO SOY. Lo lamento, bonita mía.
Entonces vertió lágrimas de sal.
Habíamos hecho el amor durante dos horas.
Tenía la espalda marcada por la presión de mis dedos, y varios mordiscos en el cuello y hombros.
Ambos sabíamos que aquella había sido nuestra última vez.
No pretendo vanagloriarme, además sin saber de ella desde hace algunos meses, siendo su recuerdo algo brumoso y lejano, pero me temo que no encontrará jamás otro tipo como yo, hundido en la mierda hasta las orejas, ¡como todos!, pero consciente de ello. Esto que llamamos vida, es una inmensa mierda. Reflexionen todo lo objetivamente que sus mentes subjetivas e infra desarrolladas les permitan. Barreras: ¡sáltenlas!
Aquella inconmensurable noche vuelve a mí de vez en cuando en sueños, aunque en ellos no distinga ya su rostro.
No eyaculé.

4.

En los primeros días del año que siguió al fallecimiento de mi amigo ya se dejaban ver traslúcidamente los vestigios del radical cambio que habría de producirse en mi vida.
Me destrozó el hecho de tener que ir a trabajar la misma tarde de su inhumación. De cuatro a siete. Con las improntas de la esnifada del tanatorio en el rostro, el estómago más bien vacío, y el corazón, el alma, o como cojones se quiera llamar a ese algo inmaterial, etéreo, de naturaleza divina, descompuesto.
Recuerdo que tras fichar, a las diecinueve horas cero-cero, me acerqué hasta mi jefe, que observaba complacido el puñado de escribas esclavizados partir hasta el nuevo día laboral fumando como si tuviese una polla en la boca, y le dije susurrando:
-Me cago en tus muertos, grandísimo hijo de la gran chingada.
Antes de que lo digiriese, aún estupefacto, yo me había esfumado.
Jamás me había dirigido a nadie con tamañas expresiones en los labios, pues era un tipo muy tranquilo que nunca había ofendido poderosamente, ni siquiera de palabra. Pero aquel día marché a casa de mis padres, pues vivía con ellos, con tales satisfacción y placer en cuerpo y alma, que casi experimento un orgasmo en el autobús de línea. El viejo coche que heredé de mi padre por veinte mil duros lo tenía en el taller, donde pasaba más tiempo que en circulación.
Al cabo de algunas horas, las justas para ver un rato a mi novia, revolcarnos indecentemente en la hierba de un parque público despistando el frío con pasión, cenar y dormir, volví a ver a aquel que había ofendido. A las ocho horas de la mañana exactamente, de nuevo cuando me disponía a fichar.
No era ya el sentimiento el mismo, pues se había aplacado grandemente, así que resolví no echarme atrás, reconocer mi falta y pedir disculpas lo mejor que pudiese.
-Persónese inmediatamente en mi despacho -me dijo con tono brusco y seco.
Ni siquiera dejé la bolsa con el libro y la tartera de comida que siempre llevo a trabajar. Fui inmediatamente, como él pidió. Más inmediatamente imposible. Cerró la puerta con un enojado portazo.
-¿Tiene usted algo que añadir a los comentarios acaecidos ayer, aproximadamente sobre las diecinueve horas? -me preguntó el muy capullo.
-Sí, que los comentarios por sí mismos no acaecieron, y sí el hecho que se los dirigiese -le solté en un alarde de ingenio picante.
-Muy gracioso y puntual está usted hoy -comentó-. ¿Y bien?
-¿Y bien qué?
-Que si tiene algún otro comentario.
-No.
-Muy bien. ¿Algo que añadir?
-Ya le he dicho que no.
-Se está usted jugando el puesto, amigo. ¿Seguro?
-Tiene suerte de que sea mi contrato temporal.
-¿Y eso por qué?
-Porque le costaría más echarme si fuese fijo. O ahora tal vez no.
-No le estoy diciendo que vaya a echarle -cobraba una subvención del estado por tenerme allí-. Qué menos que una disculpa.
-Entonces, ¿qué me está diciendo? -seguí sin arrugarme.
-Qué menos que una disculpa. -Me dio la impresión que suplicó-. O al menos conocer el motivo de su ofensa verbal. -Me jodía que hubiese repetido la misma frase. Me exasperó su incapacidad verbal y su carencia de vocabulario. Yo no era ningún erudito, pero estaba tan extraño, me sentía tan poderoso e invulnerable porque todo me daba igual, que o reventaba o luchaba o me comía los mocos o el mundo o seguía igual.
-Tiene usted razón -asentí-. Le ofendí, lo reconozco. Aunque no puedo decirle que lo siento, porque no sería verdad. Mas le pido disculpas. No está bien ofender a la gente; ni a nada, ni siquiera a dios o al demonio. -Creo que me debió tomar por algo loco o desajustado de neuronas.
-¡Está bien, márchese! -me ordenó-. ¡Ande, márchese!
-No, no, relájese. Se lo explicaré. -Me habría gustado que en lugar del estúpido de mi jefe, hubiese estado allí el mismísimo Rey del Mundo-. ¿Sabe que ayer a las dos de la tarde un gran amigo mío fue enterrado?
-Bueno, supe que había pedido el día libre para ir de entierro, pero no imaginé que sería el de un gran amigo suyo. De haberlo sabido, otro gallo hubiese cantado, le habría dado todo el día. Incluso dos. -Lo tenía enteramente a mi disposición.
-¡Ay! ¿Sí? ¿Y quién imaginó que había muerto? ¿El perro de la portera? -contraataqué.
-No, no imaginé nada -masculló.
-Buenos días.

portada-mis-putas

Apple. iBooks

Mis Putas y Yo (Memorias Tristes).

Amazon

Anuncios

Las Crónicas de las Noches 2. Vida y obra de Frankie el Francés. Basado en hechos reales.


La habitación daba tanto asco como pena.

Claro, que por el precio que se abonaba por el alojamiento –mínimo una hora, máximo todo el tiempo que uno pudiese pagar no superando las dos mil quinientas por día-, no se podía ni quejar, ni pedir más, ni exigir nada.

Una pensión, o cualquier motelucho no ya de carretera, sino de camino de piedra, cabras y barro, tendrían más dignidad que aquella cochiquera. Lo de las cucarachas, ratas y pulgas era de ordinario lo habitual, llegando a encontrarse con mayor asiduidad de lo decentemente aceptable garrapatas como níscalos. Era uno de los inconvenientes del acceso no restringido a gatos y perros y otros animales de compañía. Coño, si uno quería practicar zoofilia, que se fuese al parque zoológico…

Cien duros la hora tenían la culpa de todo. Cualquier gilipollas con esa mierda se metía allí. En una cosa sí que era inflexible el regente: No más de cuatro por habitación –si es que a aquello se le podía llamar así-, ya fuesen seres vivos –de cualquier clase, especie y condición-, u objetos inanimados. Las sábanas iban aparte, y el condón, caso de ser necesario, que lo pusiera cada cual.

No había dinero en el mundo para pagarme por dormir encima de una de aquellas sábanas… Ni debajo. Eran como el papel de las magdalenas, de rígidas, tiesas y marrones.

Sobre la mesita desvencijada, una botella vacía tirada. Y restos de juerga sucia, de coca, de chunga diversión. En el camastro cochambroso, con cientos de generaciones perdidas resecadas en círculos costrosos y amarillentos, el Jefe dormía plácidamente, diríase que como un niño, con lo difícil que es en la edad adulta, bocabajo, con una mujer negra, muy negra, como boca de lobo, prostituta por más señas, algo pasada de peso, exuberante, también dormida, pero algo más incómoda, bocarriba, desparramada, despatarrada. Ambos desnudos, completamente.

Los ropajes que habían llevado la jornada anterior, tirados por los suelos, junto con la cartera del Jefe, la placa desprendida, la pistola. Y el teléfono.

Había tenido la precaución de esposar a la señora a la cama, al cabecero, de una mano. Sonó el móvil. Y otra vez. Seguía insistiendo. Al Jefe, cuando se colocaba a gusto, le costaba mucho despertarse. Sin abrir los ojos palpando tanteó la superficie de la mesita tirándolo todo revolviéndolo con lo del suelo. Contrariado, tuvo que rodar hasta el mismo y gatear hasta cogerlo.

-Sí… -contestó totalmente grogui. Ido.

-Jefe –soltó la voz al otro lado. Era Romero, alias el Jach-. Tiene que venir cuanto antes. Hay chicha…

-Qué cojones pasa, Romero. Acabas de despertarme… -le anunció lo evidente, algo más despabilado.

-Lo siento, Jefe. Pero esto es urgente…

-Dónde estás…

-En el Polígono Sur, Jefe. En el callejón del Vudu…

-Vale. Ahora voy…

Intentó apagar el teléfono, y al ir a dejarlo sobre la mesita desvencijada se le cayó, perdiendo la tapa, la batería, y la tarjeta interna, desguazándolo. Aún en el suelo, a cuatro patas, gustó de hacerse el remolón unos momentos más, hasta que consideró que no le quedaba otra que levantarse.

Se sentía hecho polvo. Estaba hecho polvo. Y desnudo. Ridículamente desnudo. O no.

No tenía mal cuerpo para un cuarentón. No muy definido, pero la coca le mantenía en forma, por aquello de matarle el hambre. Y bien conservado. Por el alcohol, pensaba él. Además, la cosa le funcionaba. Solía funcionarle. Y bastante bien, aunque había tenido estrepitosos fracasos. Pero esos no contaban. Lo que contaba era que solía funcionarle. Sus buenos gramos le costaba.

Se dirigía al baño, si baño se le podía llamar al lavabo empotrado en una pared donde todo el mundo se lavaba, esputaba y orinaba. Si curioso resultaba observar cómo el varón procedía con la limpieza del miembro pre fellatio, más aún el remojo de la hembra que succionaba, cuando con manos y aparato hacía vacío. Y por la apertura imposible y elevación de una sola pierna, generalmente.

Para aguas mayores contaba el establecimiento con una taza con biombo al fondo de un pasillo oscuro tachonado de puertas de cartón descascarilladas. Se precisa decir, que muchos cagaban en una bolsa antes que usarlo, por el tiempo que hacía que no se aseaba y por lo que se pudiere encontrar.

Se rascaba el cuerpo como un mono, el Jefe, y se llevaba las manos a la cabeza, aliviando toda clase de picores y ronchones. Mirándose en el trozo de pared frente a la cubeta donde antaño había habido un espejo, que se adivinaba por las diferentes tonalidades, abrió el grifo encalado por el agua dura. Metió una mano bajo el chorro, turbio y negruzco, escupió, gargajeó, meó viendo divertido cómo se entremezclaba el orín cargado con la cascada de ciénaga, y se refrescó un poco al acabar la micción. Mojándose el pelo, para repeinarlo con los dedos, se le quedó como si se lo hubiese untado de esperma almacenado durante mucho tiempo. Y la cosa le hizo gracia. Luego, al aire, se le acartonaría.

Volvió a la cama. La puta estaba despierta. Era toda generosidad. Y parecía magullada. Tenía unos pechos que la desbordaban. Tampoco hacía alarde de buena cara, de la vuelta de la juerga, de la bajada. Y algo de genética también había. No es que fuera fea, sino muy acentuada…

Si uno se fijaba, advertía hematomas bajo aquella piel de ébano.

El Jefe se plantó a los pies del catre, contemplándola.

-Bueno… -comenzó, con la voz pastosa. Sólo le hubiese faltado, para rematar, haber hecho gárgaras-. ¿Qué tal si me das un poquito más de ti para empezar bien el día?

La sonrisa ficticia de ella parecía una mueca horrible. Sobreactuaba.

-Dos mil chupá. Tres mil follá–recitó-. Folla culo. Folla culo. –Era del África profunda, y a veces se preguntaba que qué cojones hacía aquí, en el primer mundo.

El Jefe rebuscó con los pies entre toda la mierda del suelo, hasta que encontró su pipa en su funda. Se agachó para cogerla y la extrajo. Luego se aproximó del lado de la cama de la muchacha, que no tendría ni veinte años, y le reventó la cara con la culata.

Le hizo daño. Y la muchacha se quejó, aunque con voz queda, y en su idioma. No había olvidado lo hijoputa que podía llegar a ser el cliente. Y que seguía engrilletada al cabecero.

Lo había hecho, el Jefe, para usarla, como tenía por costumbre hacer de vez en cuando con las que se dejaban o con las que engañaba. A casi todas tenía que engañarlas. Pero luego la había mantenido presa, mientras descansaban, porque no se fiaba. No habría sido la primera vez que la puta se había levantado en medio de la noche, con sigilo, y le había desplumado todo entero, como a un pardillo cualesquiera, despertando bien entrada la mañana y sintiéndose un completo gilipollas. Una incluso le birló la pistola y la placa.

-¿Dos mil chupá, puta? –le dijo con desprecio.

La negra rompió a lloriquear, pero como para sí. Entonces el Jefe le arrimó la polla –excitado, por la sangre y la queja- a los labios gruesos y carnosos, y la automática a la sien.

Y la amartilló.

-Ya estás chupando, puta –le soltó, desafiante-. Y ojito con los dientes…

La muchacha abrió la boca y empezó a chupar, llorando y sorbiendo los mocos.

las-cronicas-2-portada

Amazon

Apple. iBooks. iTunes

Las Crónicas de las Noches 2. Vida y obra de Frankie el Francés. Basado en hechos reales.


Celebración

0/4

Me follé a una mujer increíble. Y ella me folló a mí. Y me ciño únicamente a lo físico, a la materia, a lo superficial. Porque apenas la conocía. Sólo sabía cómo le gustaba que le diesen. Y cómo las chupaba. A mí, por lo menos. Y cómo se metía las rayas, por pares. Y sus combinados preferidos. Y la exuberancia de sus curvas y lo cálido de su piel. Y que cuando la tocaba y la olía el mundo dejaba de existir. Y que era inspectora de policía. De la Judicial.

El conocimiento nos hace libres. Y superiores. Es cierto, desde un plano meramente espiritual, acotador y restrictivo, lo que dicen algunos de los que se erigen en padres de la Iglesia, que es que la ignorancia es la que nos sume en la felicidad, pues la luz del amor a la sapiencia nos amplía el horizonte, mas nos convierte en inconformistas, ilusos, esperanzados, nos insta a salirnos del redil, del fondo de la cueva de la que hablaba Platón. El conocimiento nos devora a medida que se nos va dando, y nos aleja de esa dicha que mana estanca de la simpleza, la sencillez. Pero… ¿quién quiere ser feliz? Yo sólo aspiro, en momentos como este de plenitud vital, a estar, a sentir, a existir y a no privarme de nada de lo que no quiera privarme. A tomar lo que la vida, magnánima, maravillosa, me ofrezca, tanto en la forma y en la materia como en la esencia, lo complejo y lo abstracto, de la mano de las mentes y los corazones de los que pasaron por aquí antes que yo y lo brindaron como ofrenda en ese universo intangible que se abre a aquel que sabe buscarlo…

Y allí estaba, era y me encontraba. El silencio era absoluto. Mi silencio interior. De fondo retumbaban las paredes con las vibraciones de los ritmos que los DJ’s pinchaban en la fiesta exclusiva de presentación de alguna pollada de producto de lujo. Me había retirado un poco a uno de los enormes baños, para relajarme, meditar y encontrarme conmigo mismo. A uno de los baños de mármol y espejos, donde podría vivir una familia media instalando una cocina y colchones en el suelo. Y una tele. Miraba mi reflejo en uno de ellos mientras dejaba correr el agua de la grifería dorada. No creo que fuesen de oro. Los habrían robado, por muy mingitorio de pijos que fuese. Es lo que tiene el oro, que es muy goloso, y que cualquiera pierde la cabeza por él, aunque no lo necesite. Miraba mi reflejo abstraído, con mi cabeza perfectamente rapada, bien afeitado, la perilla recortada al milímetro, el caro traje de Hugo Boss que me había enfundado…

Siempre me he preguntado dónde reside la clave del éxito. Cómo conseguirlo y sobre todo cómo proyectarlo de la manera que más nos convenga en cada momento. Difundir su efecto y entusiasmo y dejarlo correr por sí solo, y qué es lo que la gente capta de nosotros a pesar de nosotros mismos. Aunque lo cierto es que la gente siempre o casi siempre me ha importado una mierda. La gente a la que no quiero, se entiende. Pero es necesario el intercambio, el uso de ella y el hacerles creer que hacen uso de ti. Es lo que tiene este juego que es la vida, y sobre todo la que yo he elegido, que en ocasiones hay que sacrificar algunos peones para comerte una dama…

Algún cretino abrió la puerta de golpe, incontrolado, eufórico, evidentemente pasado de keta. La música dance entró con él, inundándolo todo y rompiendo la serenidad, la armonía de mi contexto, interrumpiendo mis divagaciones. Tuvo que ser la cara que puse, y lo que vio ante él, que trastabillado y tartamudeando balbució varias excusas y un par de ‘ya no tengo ganas, lo siento mucho’, yéndose por donde hubo llegado cerrando la pesada puerta tras de sí y devolviendo la quietud a mi improvisado templo, remanso de paz y virtud. En situaciones como aquella se asentaba en mí el convencimiento de que mi aspecto, mi mirada y mi apariencia en general imponían, inferían respeto, intimidaban. He tenido suerte, sí, lo reconozco, mucha suerte, no puedo quejarme. Pero también ha habido mucho trabajo detrás, en la sombra. Y es que difícilmente se logra lo anhelado sin grandes esfuerzo y sacrificio, sin una inmensa dedicación. Cada vez que recordaba que veinticuatro horas antes me había cepillado al Loco, al Niño, y a los gitanos… Podría haber sido yo el fiambre, pero no lo era. Así que tenía que celebrar la vida, aferrarme a ella con uñas y dientes para que no se me escapase, por si pretendían arrebatármela obstaculizarlo con voluntad y determinación férreas…

La mujer se incorporó, pegada a todo mi cuerpo con su cuerpo durante el recorrido, muy despacio, restregándose, frotando sus perfectos pechos con mi pecho y empujando con sus caderas contra mi miembro erecto agarrada a mi culo y atrayéndolo hacia sí. Tenía unas formas espectaculares, muy armoniosas, esbeltas, generosas en las zonas erógenas clásicas y unas piernas delgadas y muy definidas, como a mí me gustaban. Porque como Bukowsky, yo también era un hombre de piernas… Me comió la boca con hambre y humedad. Estaba lista. Algo en el fondo de sus ojos me transmitía que una vez no había sido guapa. Que una vez se había sentido desgraciada, despreciada. Y que nadie la había querido. Era evidente que tras aquel cuerpo existía una gran inversión. En trabajo. En sacrificios. Y en artificios. Muchas horas de gimnasio. Mucha hambre pasada. Y unos cuantos millones en cirugía. Pero vamos, desde mi punto de vista, en aquel momento, en el que apenas sabía su nombre, con la fiesta dentro del cuerpo y el miembro viril fuera de él, me pareció estupenda, perfecta, cojonuda, sin ver más allá de la estrecha cintura, las caderas redondeadas, el tanga brasileño a juego con las medias, mis manos en sus glúteos torneados apretando y levantando el vestidito y los pezones juguetones de sus senos esféricos bronceados de cabina en mi boca. La vehemencia me empujaba a perderme en ella del todo. Quería comerla, hundirme y fundirme en ella y con ella, penetrarla, sentirla y poseerla, en cuerpo y alma, lamerla por entero, sin tiempo, todos y cada uno de los poros de su piel, morirme mientras creábamos la conjunción del perfecto ayuntamiento… -Espera, espera… -tuve que pararla, que con el reducido vestido por el ombligo y la lencería arrancada a pedazos pretendía cabalgarme allí mismo, la potra salvaje-. Tengamos un respiro y tomemos esto, no vaya a ser que con tanta pasión se desperdicie… Me metí una de las rayas –de mi parte del botín de los gitanos-, material de primera, que había extendido sobre el mármol de los lavabos corridos mientras ella estuvo de rodillas. Seguía restregándose contra mí, en un abrazo imposible, devastador, manejando su mano sobre mi evidencia. Sentía el glande latente, henchido, independiente, con vida propia. Quería comerse el mundo. Le pasé el tubo de plata. Lo cogió y se agachó para meterse la suya. Me dejó prendado. Hipnotizado. La retuve suavemente, impidiendo que se reincorporase. Los pechos, aplastados contra la tibia superficie pétrea templada con nuestros efluvios, desbordaban su contorno, erectos, divinos, fundiendo el plomo de las tuberías. -Dios, qué culo… -me pareció susurrar, rebasando mis propios pensamientos. Podría haber escrito cien libros. Y no yo, cualquier otro que valiese, pero no serían suficientes para expresar aquello que estaba ante mí y lo que me provocaba. Dios, qué culo… Y qué vulva, expuesta… La liberé, mas la mujer permaneció así, como yo la había sometido con dulzura, contoneándose muy, muy sensualmente. Puse mis manos alrededor de su cintura, que casi la circunvalaban. Y entré en el paraíso, con amor concreto, con suavidad, con devoción de beato, y el paraíso me mostró la Gloria albergándome, preñándome de maná, colmándome de melada. He tenido suerte, sí. Lo reconozco. Fue aquella una buena noche. Una noche gloriosa, para enmarcar en lo más íntimo del pensamiento.

las-cronicas-2-portada

Amazon

Apple. iBooks