Las Crónicas de las Noches 2. Vida y obra de Frankie el Francés. Basado en hechos reales.


La habitación daba tanto asco como pena.

Claro, que por el precio que se abonaba por el alojamiento –mínimo una hora, máximo todo el tiempo que uno pudiese pagar no superando las dos mil quinientas por día-, no se podía ni quejar, ni pedir más, ni exigir nada.

Una pensión, o cualquier motelucho no ya de carretera, sino de camino de piedra, cabras y barro, tendrían más dignidad que aquella cochiquera. Lo de las cucarachas, ratas y pulgas era de ordinario lo habitual, llegando a encontrarse con mayor asiduidad de lo decentemente aceptable garrapatas como níscalos. Era uno de los inconvenientes del acceso no restringido a gatos y perros y otros animales de compañía. Coño, si uno quería practicar zoofilia, que se fuese al parque zoológico…

Cien duros la hora tenían la culpa de todo. Cualquier gilipollas con esa mierda se metía allí. En una cosa sí que era inflexible el regente: No más de cuatro por habitación –si es que a aquello se le podía llamar así-, ya fuesen seres vivos –de cualquier clase, especie y condición-, u objetos inanimados. Las sábanas iban aparte, y el condón, caso de ser necesario, que lo pusiera cada cual.

No había dinero en el mundo para pagarme por dormir encima de una de aquellas sábanas… Ni debajo. Eran como el papel de las magdalenas, de rígidas, tiesas y marrones.

Sobre la mesita desvencijada, una botella vacía tirada. Y restos de juerga sucia, de coca, de chunga diversión. En el camastro cochambroso, con cientos de generaciones perdidas resecadas en círculos costrosos y amarillentos, el Jefe dormía plácidamente, diríase que como un niño, con lo difícil que es en la edad adulta, bocabajo, con una mujer negra, muy negra, como boca de lobo, prostituta por más señas, algo pasada de peso, exuberante, también dormida, pero algo más incómoda, bocarriba, desparramada, despatarrada. Ambos desnudos, completamente.

Los ropajes que habían llevado la jornada anterior, tirados por los suelos, junto con la cartera del Jefe, la placa desprendida, la pistola. Y el teléfono.

Había tenido la precaución de esposar a la señora a la cama, al cabecero, de una mano. Sonó el móvil. Y otra vez. Seguía insistiendo. Al Jefe, cuando se colocaba a gusto, le costaba mucho despertarse. Sin abrir los ojos palpando tanteó la superficie de la mesita tirándolo todo revolviéndolo con lo del suelo. Contrariado, tuvo que rodar hasta el mismo y gatear hasta cogerlo.

-Sí… -contestó totalmente grogui. Ido.

-Jefe –soltó la voz al otro lado. Era Romero, alias el Jach-. Tiene que venir cuanto antes. Hay chicha…

-Qué cojones pasa, Romero. Acabas de despertarme… -le anunció lo evidente, algo más despabilado.

-Lo siento, Jefe. Pero esto es urgente…

-Dónde estás…

-En el Polígono Sur, Jefe. En el callejón del Vudu…

-Vale. Ahora voy…

Intentó apagar el teléfono, y al ir a dejarlo sobre la mesita desvencijada se le cayó, perdiendo la tapa, la batería, y la tarjeta interna, desguazándolo. Aún en el suelo, a cuatro patas, gustó de hacerse el remolón unos momentos más, hasta que consideró que no le quedaba otra que levantarse.

Se sentía hecho polvo. Estaba hecho polvo. Y desnudo. Ridículamente desnudo. O no.

No tenía mal cuerpo para un cuarentón. No muy definido, pero la coca le mantenía en forma, por aquello de matarle el hambre. Y bien conservado. Por el alcohol, pensaba él. Además, la cosa le funcionaba. Solía funcionarle. Y bastante bien, aunque había tenido estrepitosos fracasos. Pero esos no contaban. Lo que contaba era que solía funcionarle. Sus buenos gramos le costaba.

Se dirigía al baño, si baño se le podía llamar al lavabo empotrado en una pared donde todo el mundo se lavaba, esputaba y orinaba. Si curioso resultaba observar cómo el varón procedía con la limpieza del miembro pre fellatio, más aún el remojo de la hembra que succionaba, cuando con manos y aparato hacía vacío. Y por la apertura imposible y elevación de una sola pierna, generalmente.

Para aguas mayores contaba el establecimiento con una taza con biombo al fondo de un pasillo oscuro tachonado de puertas de cartón descascarilladas. Se precisa decir, que muchos cagaban en una bolsa antes que usarlo, por el tiempo que hacía que no se aseaba y por lo que se pudiere encontrar.

Se rascaba el cuerpo como un mono, el Jefe, y se llevaba las manos a la cabeza, aliviando toda clase de picores y ronchones. Mirándose en el trozo de pared frente a la cubeta donde antaño había habido un espejo, que se adivinaba por las diferentes tonalidades, abrió el grifo encalado por el agua dura. Metió una mano bajo el chorro, turbio y negruzco, escupió, gargajeó, meó viendo divertido cómo se entremezclaba el orín cargado con la cascada de ciénaga, y se refrescó un poco al acabar la micción. Mojándose el pelo, para repeinarlo con los dedos, se le quedó como si se lo hubiese untado de esperma almacenado durante mucho tiempo. Y la cosa le hizo gracia. Luego, al aire, se le acartonaría.

Volvió a la cama. La puta estaba despierta. Era toda generosidad. Y parecía magullada. Tenía unos pechos que la desbordaban. Tampoco hacía alarde de buena cara, de la vuelta de la juerga, de la bajada. Y algo de genética también había. No es que fuera fea, sino muy acentuada…

Si uno se fijaba, advertía hematomas bajo aquella piel de ébano.

El Jefe se plantó a los pies del catre, contemplándola.

-Bueno… -comenzó, con la voz pastosa. Sólo le hubiese faltado, para rematar, haber hecho gárgaras-. ¿Qué tal si me das un poquito más de ti para empezar bien el día?

La sonrisa ficticia de ella parecía una mueca horrible. Sobreactuaba.

-Dos mil chupá. Tres mil follá–recitó-. Folla culo. Folla culo. –Era del África profunda, y a veces se preguntaba que qué cojones hacía aquí, en el primer mundo.

El Jefe rebuscó con los pies entre toda la mierda del suelo, hasta que encontró su pipa en su funda. Se agachó para cogerla y la extrajo. Luego se aproximó del lado de la cama de la muchacha, que no tendría ni veinte años, y le reventó la cara con la culata.

Le hizo daño. Y la muchacha se quejó, aunque con voz queda, y en su idioma. No había olvidado lo hijoputa que podía llegar a ser el cliente. Y que seguía engrilletada al cabecero.

Lo había hecho, el Jefe, para usarla, como tenía por costumbre hacer de vez en cuando con las que se dejaban o con las que engañaba. A casi todas tenía que engañarlas. Pero luego la había mantenido presa, mientras descansaban, porque no se fiaba. No habría sido la primera vez que la puta se había levantado en medio de la noche, con sigilo, y le había desplumado todo entero, como a un pardillo cualesquiera, despertando bien entrada la mañana y sintiéndose un completo gilipollas. Una incluso le birló la pistola y la placa.

-¿Dos mil chupá, puta? –le dijo con desprecio.

La negra rompió a lloriquear, pero como para sí. Entonces el Jefe le arrimó la polla –excitado, por la sangre y la queja- a los labios gruesos y carnosos, y la automática a la sien.

Y la amartilló.

-Ya estás chupando, puta –le soltó, desafiante-. Y ojito con los dientes…

La muchacha abrió la boca y empezó a chupar, llorando y sorbiendo los mocos.

las-cronicas-2-portada

Amazon

Apple. iBooks. iTunes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s