Sobre Loli y el extraño desconocido. Del Libro Cuarto.


portada-memorias-4

(…) La pobre mujer se quedó callada, no dijo nada, viendo cómo su marido la tocaba y se corría al poco tiempo.

La verdad es que desde que se casaron ella jamás disfrutó de la carne como había disfrutado con el muchacho que la desvirgó y le hizo la barriga de la que nació su única hija.

Algunas noches su marido se la metía, pero siempre con brusquedad, premura, y extrañeza. Parecía que lo hiciese con miedo, con vergüenza, y desde luego, sin conocimiento, tacto, ni experiencia. Ni una mala caricia, ni un beso, ni un abrazo… Siempre le resultaba desagradable. Siempre. Jamás había estado mojada ni la había hecho sentir mojada su esposo, pero bueno, se había hecho cargo de ella, de la niña, y no daba mucha guerra. Y ella había cumplido como hija obedeciendo los deseos de su madre. Era un poco huraño, cascarrabias, y retorcido. Desconfiado, malicioso, y sentíase por regla general en desventaja, pero no era malo con ellas, casi siempre las dejaba en paz o, simplemente, las ignoraba. Refunfuñaba mucho, pero nada más. Y apenas hablaban. Ella lo único que tenía que hacer era abrir las piernas cuando a su marido se le antojase –que la verdad, no era muy a menudo-, y dejar que se echase sobre ella y se la metiese de un golpe. Luego, bamboleaba unas cuantas veces, y se derramaba dentro de ella.

Curiosamente, en las ocasiones que se habían dado, no había conseguido dejarla preñada, como era de esperar, de nuevo. Tal vez fuese la voluntad divina, o la pólvora del artillero. Hubo una ocasión en la que Loli, en la cama, a pesar del asco que le daba su marido y que se casó con él por lo que se casó comenzó a toquetearle, a juguetear, a acariciarle la polla y los cojones, como mandaba dios y amparada y obligada por su contrato sacramental, compadeciéndose de él y sintiéndose culpable por no humedecerse ante su presencia.

Y por no amarle realmente.

Se movió sumergiéndose bajo las sábanas y se la metió en la boca y jugó con ella con la lengua y con los labios y chupó con toda la pasión fingida. Y él no quiso dejarse, pero ella hizo fuerza e hincapié y no duró demasiado la pugna, porque la resistencia del hombre cejó en unos segundos y se entregó indefenso menoscabada su virilidad. Y de un leve empellón la apartó y dándole el culo intentó entregarse al sueño sin conseguirlo, pues malos pensamientos, sueños inalcanzados y remordimientos le asaltaban siempre tras el coito.

Tristeza post-coitum compartida.

Se sentía poco hombre, se sabía nada complaciente, demasiado precoz en sus relaciones carnales. Malos demonios que le quitaban el sueño y le amargaban el vino. Y sin embargo, lo bien que lo disimulaba, actuando como si no pasase nada.

Del leve empellón Loli se tragó el depósito de su marido, denso, agrio, abundante. Se los había tragado muchas veces, pero los de su amado mozo del hielo. Y lo había disfrutado, y se había sentido bien, entregada, y otras veces se había untado con ellos, se los había restregado, pero los del muchacho. No los de su marido. Y al tragarse lo de su marido, sin poder remediarlo, comenzaron a darle arcadas, y ascos y retortijones, y tuvo que envolverse en la bata como pudo y salir al pasillo corriendo hacia el baño comunitario, al fondo del corredor, donde deglutió hasta el desayuno sobre el vecino de la vivienda de al lado que estaba agachado en el único agujero que servía de desaguadero para todo tipo de aguas, mayores y menores, y desperdicios.

El hombre, que se encontraba intentando vaciar las tripas para ir al trabajo de vigilante nocturno en un almacén, soltero, fornido, cuarentón y aficionado al vino barato, se levantó mirando los vómitos que le corrían desde el hombro hasta el costado, y con la hoja del ABC de días atrás que llevaba para otros menesteres pero para la misma función, se limpió. Luego miró a Loli, graciosa, ligeramente ruborizada, avergonzada por haberle echado encima lo que le había echado. No se había esmerado demasiado en ponerse la bata, por las prisas. Tampoco se esforzó demasiado en recomponerla ahora que comprendió lo que el hombre sobre el que había vomitado miraba. Se vislumbraban un poco las bragas. Y la pudorosa y calentita indumentaria se veía incapaz de contener aquellos enormes y turgentes pechos.

El hombre se incorporó del todo y se acercó un paso a Loli. Quedaba otro para que se tocasen.

Llevaba los pantalones por los tobillos. Loli se la miró.

Experimentó una enorme y desafiante erección imposible. Loli se humedeció. El brillo de los ojos de ambos suplió la falta de verbo. Un par de manos gigantes achucharon y acariciaron los senos erectos, excitados. De manera sabia, experimentada, de la calle. Loli chorreaba. Por la visión de aquel hombre de grandes manos, de fuertes hombros, de anchas espaldas ante ella. Por la sensación de cercanía. Por las vibraciones que percibía… Las manos grandes, duras, trabajadas, la agarraron del culo y le arrancaron las bragas. La cosa iba a reventar, pareciendo que tuviese vida propia, y se movía, buscándola. La cogió y la levantó, de un impulso, y ella abrió las piernas, a horcajadas. Y se la metió de golpe, a la primera, toda entera, en el coño húmedo, cálido, acogedor, estremecido, que convulsionó de placer y se corrió de gusto. Y la cópula maravillosa, salvaje, improvisada, prohibida, se prolongó en un tiempo que no existía. Y Loli se corrió otra vez. Y otra. Empapada, húmeda, chorreante, cremosa, dulce y sensual. Y el hombre que la llevaba en volandas la apoyaba contra la pared y no paraba de bambolear.

Bum, bum, bum…

Una y otra vez.

Bum, bum, bum…

Y ella con la boca en su hombro le mordía la carne y probaba la sangre reprimiendo los gritos y ahogando los gemidos de puro placer y éxtasis. Y el hombre que seguía, en aquella su noche.

Bum, bum, bum…

Bum, bum, bum…

Y Loli que se volvió a deshacer y se corrió como nunca se había corrido antes, ni con el muchacho del hielo, y se orinó encima sin saber si era orín o si era flujo, y le temblaba hasta el alma estremecida, y chillaba para sí, para adentro, muy hondo, ¡me corro, me corro, me corrooo!, y los ojos le lloraban de alegría, y no había tiempo, ni pena, ni frío, ni nada, sólo ellos en aquella conexión total y absoluta, pero momentánea, de sexo, de vida, de instinto.

Y el hombre sabio y viril sintió que ella había rozado el límite extático y que debía detenerse por un momento. Y la apeó de sí. Y la besó en la boca que babeaba con su lengua en la de ella que frenética se revolvía ansiosa, buscando. Más. Quería más. Y seguía besándola. Y luego con su boca lamía, chupaba, mordisqueaba y jugueteaba… El cuello, la garganta, la nuca, los lóbulos de la oreja… Aquel hombre no olía a vino barato… Era gloria lo que desprendía… Y con un gesto mecánico, aprehendido, que erizó el vello de la mujer, se mojó los dedos exageradamente y llevó la mano al coño de Loli, que no lo necesitaba, que latía por sí mismo y en su propio jugo nadaba, y le introdujo dos dedos que absorbió como si nada. Y ella empujaba con la cintura, embestía con las caderas, meneaba rabiosamente las nalgas.

Quería más. No había tenido bastante, quería más, quería todo, y luego podría morir tranquila. El hombre la giró sobre sí misma y la colocó de espaldas, agarrando el generoso culo por los glúteos, pellizcándolos, sopesándolos. Ella notó la enormidad de su dureza en los riñones, y se agachó para que entrase, para sentirla dentro, para sentirla hondo. El hombre la ayudó empujando hacia abajo la cabeza y subiéndola por la cintura, y la tomó de nuevo, salvajemente porque salvajemente ella se lo pedía, y la embistió de un viaje y luego una y otra vez la embestía. Y ella culeaba, se movía, le buscaba, zarandeándose, insinuándose, con ese brillo en los ojos que le miraban y con la boca entreabierta con la baba que caía, y con las manos se apoyaba en la pared para no caerse y para amortiguar los envites del hombre poderoso.

Otra vez que se corría, ahogando la voz, mordiéndose la mano, con el hombre sobre ella tomándola por detrás agarrado a sus tetas. El hombre, que no había terminado.

Jamás había visto tal muestra de virilidad, tal derroche de hombría. Claro, que no es que hubiese visto mucho, pero incomparable, desde luego, a su muchacho querido, padre de su hija, a quien tenía por un potentado.

-¡Dame por el culo! ¡Quiero que me des en el culo! –susurró excitadísima, sorprendida de oírse a sí misma, muy predispuesta y a punto de experimentar otro orgasmo sólo de hacerse a la idea.

El hombre pareció tan sorprendido como ella. Era evidente que de hacerlo, sería la primera vez para ella, y tampoco es que fuese algo imprescindible o que él desease especialmente.

-¡Toma mi culo! ¡Quiero tomar por el culo! ¡Fóllame el culo! –le pidió, en lo que parecía un ruego, una súplica incluso. El tono de voz y las palabras le excitaron mucho más de lo que ya estaba, y a ella más aún, que incluso llegó a escandalizarse un poco por la osadía y el atrevimiento. La cogió de los glúteos y se los separó con delicadeza. Ella se agachó y se lo brindó, totalmente expuesto. El hombre escupió en el orificio, y le restregó con suavidad el fluido con un dedo. Ella culeaba sin parar, buscando. Luego, sin necesidad de agarrársela con la mano -la tenía para partir almendras, lo llamaba él-, presionó con el glande poquito a poco, para que fuese entrando, y ella, con un golpe seco, se la metió entera y de una vez.

Le dolió. Le dolió mucho. Y apagó el gemido con la cara interna del antebrazo, el grito sordo. Pero iba mezclado con una sensación indescriptible. La peligrosidad de aquella situación en aquel lugar. El goce de lo prohibido. Y el pedazo de carne caliente, grande, ajeno, dentro de ella, en aquella primera vez. Dilataba mucho más de lo que hubiese imaginado. También iba húmeda y lubricada por allí, y además el hombre le palpaba el coño simultáneamente, y la volvía loca.

El dolor sordo parecía ya muy lejano, aunque no llegaba a desaparecer del todo, pero ni le prestaba atención ni le daba la más mínima importancia. Se iba a correr de nuevo, de una forma como nunca antes, mucho más fuerte, más potente, más intensa, como dos sensaciones inexplicables que se buscaban y desembocarían en una única explosión doble. El hombre se lo palpaba mucho más rápido, con más presión, y aumentaba la cadencia de sus bamboleos y caderazos. Loli no tenía fuerzas para seguir apoyándose en la pared -y casi se cae derrumbada si el hombre no la agarra-, temblándole las rodillas incapaz de sostenerla, con los ojos vueltos hacia arriba, en blanco.

Pensó que se moría cuando le llegó el estallido lujurioso y se sintió feliz en aquella gloria bendita de alegría y placer, y se regocijó cuando el hombre hincó sus dientes en el pelo de su nuca –para no dañarla-, resoplando y vaciando el pomo repleto de la esencia en su interior, y las cadencias sincronizadas de ambos se relajaron, se ralentizaron, se acompasaron al descenso de los latidos de sus corazones. Loli sintió que tenía el culo roto. Así lo pensó. Y lo que pensó le hizo sonreír melosa.

Sentía que podía morir.

De gusto (…).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s